miércoles, 31 de agosto de 2016

La energía geotérmica y su aplicación práctica

Geotermia

Hace 150 años, la gente que vivía en el planeta usaba sólo las fuentes de energías renovables, respetuosas con el medio ambiente: el agua de los ríos y las mareas para hacer girar las ruedas de agua, el viento para mover las aspas de los molinos y las velas, madera y otros residuos agrícolas para la calefacción de la vivienda. 
Sin embargo, a finales del siglo XIX la industria de combustibles y luego de la energía nuclear empezaron a desarrollarse a ritmo acelerado. 
Lo que llevó al agotamiento de los combustibles fósiles, contaminación creciente y el efecto invernadero. 

Por esta razón actualmente tenemos que volver a las fuentes de energías limpias, seguras y renovables: eólica, solar, geotérmica, energía de las mareas, energía de biomasa y residuos orgánicos; crear a base de estas energías los sistemas de climatización y producción de energía.


Energía geotérmica

Para el día de hoy de distintos medios de comunicación conocemos los logros conseguidos en el área de la energía eólica o solar; sin embargo, las instalaciones de energía geotérmica y, centrales geotérmicas en particular no tienen la atención merecida
Aunque las perspectivas para el uso de la energía geotérmica son realmente ilimitadas, ya que debajo de la superficie de la corteza terrestre de nuestro planeta, que es, hablando metafóricamente, una caldera gigante de energía natural, se concentran enormes reservas de calor y energía. 
La potencia de esta energía es tan grande que es capaz de desplazar placas tectónicas de la Tierra unos pocos centímetros cada año, provoca los terremotos y las erupciones volcánicas.

Esta energía almacenada por debajo de la superficie sólida ha sido utilizada eficazmente por el ser humano desde hace tiempo.  

La temperatura se aumenta hacia el núcleo del planeta, aproximadamente unos 25º - 30º por kilómetro. Gracias a este efecto se calientan las aguas que circulan a grandes profundidades. 
  • En las zonas volcánicas del planeta, el agua sube a la superficie a través de fisuras en la corteza terrestre. 
  • En las regiones sin el peligro sísmico es posible extraerla perforando la corteza. Para esto se hacen varios sondeos, en uno de los cuales se inyecta el agua fría y del otro se recibe el agua caliente y el vapor. 

Las aguas subterráneas de las zonas volcánicas con temperatura superior a 140-150°C son propicias para el uso en la generación de energía. 

La energía de la tierra

Las aguas que no superan a 100°C se usan para las necesidades de calefacción, agua caliente sanitaria y/o para otros fines. 

Por otra parte en las regiones sin presencia de agua caliente, la energía térmica se extrae de las profundidades de la Tierra con el sistema de ciclo cerrado cuando el agua o dióxido de carbono se inyectan en las sondas geotérmicas para absorber el calor de la tierra y cederlo en la superficie. 

Actualmente en el mundo hay cerca de 500 centrales geotérmicas, pero España no tiene ninguna. 

Pero los investigadores de la Universidad de Valladolid han calculado aproximadamente el potencial de la energía geotérmica en la península. 
Los resultados son sorprendentes: sólo con el calor de los diez primeros kilómetros se puede obtener alrededor de 700 gigavatios, lo que supera cinco veces la capacidad eléctrica actual
Instalación geotérmica en el hogar
Por lo tanto, el uso de la energía geotérmica (junto con otros tipos de energías renovables) puede aportar una contribución significativa a la solución de los problemas actuales: reducir la dependencia energética del exterior, disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y crear nuevos puestos de trabajo. 

Para conseguir este objetivo es importante fomentar el conocimiento sobre las energías verdes y su funcionamiento entre los ciudadanos del país para que puedan opinar y elegir concienzudamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada